EL OTOÑO YA ESTÁ QUIIIII

Ay el otoño… Personalmente es una estación que me encanta.

Para mi el año empieza en Septiembre, no el 31 de Diciembre. Bueno, y no sólo para mi, sino también para mucha gente. Quizás sea porque el cuerpo entero se “rehace”, aunque si lo piensas bien, también pasa en la Naturaleza, muchos  árboles, por ejemplo,  pierden las hojas, las flores;  los animales están más tiempo en sus madrigueras, incluso algunos tan grandes como los osos hibernan meses. Es por eso que, desde mi punto de vista, en esta época del año hay que cuidarse mucho, pero no precisamente de una manera detox. Si no todo lo contrario.

Es decir, hay que limpiar pero limpiar no manchando. Con esto que quiero decir?

Pues que hay que comer, pero bien, para que nuestras “hojas y flores” cuando salgan de nuevo estén llenas de vida y color. Si nosotros ahora comemos a base de ensaladas, platos fríos, especialmente por la noche, helados, refrescos, etc, perdemos el calor interno que el cuerpo necesita para nutrirse y rehacerse. Por otro lado,  así como en primavera hay que hacer mucho deporte, tomar mucho batido verde, comer menos calorías de las que ingerimos  en el invierno y “abusar” de las ensaladas por ejemplo, en otoño es mejor seguir otro tipo de pautas totalmente distintas.

En primavera ese tipo de dieta nos viene muy bien para que el hígado se depure mejor de todo lo que ha comido en invierno, especialmente en  las Navidades o en Semana Santa, pero el otoño quiere platos un poco más consistentes y calientes. Es verdad que que con el tiempo que está haciendo en Madrid, dónde vivo, tampoco apetecen demasiado porque sigue haciendo mucho calor, pero yo ya he empezado a cenar platos templados, por ejemplo una ensalada pero con verduras al wok o al vapor en lugar de crudas, la fruta la dejo para la mañana y no tomo tantos yogures y menos por la noche. Prefiero terminar mis cenas con una infusión o sopa miso.

Si hablamos del deporte lo mismo, es mejor hacer menos ejercicio o ejercicio de menor intensidad, y hacer también más ejercicios ejercicios de respiración. Sudar es igual de importante por eso las saunas, el baño turco etc , es muy bueno. Si no puedes ir, también puedes hacerte el spa en casa metiéndote en la bañera calentita con 2 kilos de sal, esto ayudará a que elimines toxinas por la piel, quitándole trabajo al hígado o al riñón. Otra cosa que puedes hacer es pasarte un guante de crin a diario, en ayunas y en seco. Esto retira tus células muertas y tonifica y despierta tanto tu sistema linfático como sanguíneo.

Así como en primavera todo el mundo habla del hígado, el otoño es la estación  del pulmón.  Asociados al pulmón están el intestino grueso o la piel. Según la Medicina China los tres órganos están asociados al elemento Metal.  El elemento metal está relacionado con la respiración, pero no solo la de los pulmones, si no de todas las células del organismo por eso es tan importante la respiración “consciente”, es también una manera de tonificarnos porque el otoño es “introspección” o atención interior.

Es normal sentir cansancio, o apatía en esta transición,… es  lo que tiene pasar del sol y calor a  la luz un poco más tenue. El cuerpo necesita adaptarse.

Por eso , si no queremos retener líquidos y que esos kilos del verano se queden hasta el año que viene tenemos que hacer una buena transición.

Los problemas pulmonares y cutáneos suelen estar muy relacionados, de hecho a la piel se le conoce como el 3er  pulmón y, al igual que el intestino grueso es un órgano importante de eliminación.

Podemos tonificar el pulmón con:

  • El sabor PICANTE es el que lo tonifica. Pero siempre, en cantidades moderadas. Ya que un exceso los debilita, porque los sobreestimula.  Tiene sabor picante el clavo, la menta, la mejorana, el jengibre, la canela o el curry.

 

  • Los alimentos  de color BLANCO como el puerro, el ajo, la cebolla, la escalonia,  la pera, la patata pequeña, el arroz, los huevos a ser posible ecológicos, el nabo, la coliflor, el hinojo, los espárragos las almendras, el pescado blanco, la sepia, el calamar o la manzana.

Pero también las crucíferas en general como el brocoli, las coles de bruselas. También las castañas, las lentejas, la ternera o el pavo.

También favorecen al pulmón las alcaparras ( no en exceso ), el comino, el anís, el pepino, el rábano o el berro, el mijo, la zanahoria o la miel.

  • Respecto a las cocciones es mejor ir alejándonos de las ensaladas y optar por cocciones un poco más largas en cazuela “de toda la vida”.

 

  • Es mejor evitar los fríos como los helados,

Que comáis mucho y bien!!

Os quiero.

Desayuneando

Hola!!! Qué tal estáis?? Yo, fenomenal, muchísimas gracias por los mensajes tan bonitos que me madáis… Sois un amor.

Hoy os voy a contar lo que he desayunado. Generalmente, optamos por los cereales para desayunar, cosa que está muy bien, pero no son los únicos desayunos saludables y nutritivos que podemos comer. Una de mis premisas es no estar más de tres días comiendo los mismos alimentos, no podemos estar toooodooos los días desayunando el mismo tipo de cereales, ni de la misma marca, ni la misma leche, etc.  Siempre se ha dicho que para llevar una dieta saludable hay que VARIAR, pues venga, ¡a variar se ha dicho1, que tampoco es tan difícil!! Si siempre comemos lo mismo podríamos agotar las reservas de los nutrientes que no tiene ese alimento; si variamos, el abanico de nutrientes que ingerimos será mayor y por lo tanto facilitaremos todas las funciones del organismo de una manera segura. Nosotros decidimos qué tipo de alimento vamos a comer pero es el cuerpo, una vez ingeridos, quien decide qué va a hacer con  los nutrientes de ese alimento. Y nutrientes, necesitamos muchos.

Hoy, en lugar de tomarme mi medio litro de agua templada –muchas veces la tomo sola y otras con limón natural recién exprimido–  me he preparado un zumo de zanahoria, manazana y apio (uno de mis zumos favoritos).

Zumo recién hecho de zanahoria, manzana y apio.
Zumo recién hecho de zanahoria, manzana y apio.

Después de tomarme el zumo le he dado de desayunar a mis perros y abierto las ventanas para ventilar la casa. Así dejo que el zumo actúe “a sus anchas” para que me hidrate (que después de toda la noche sin beber no le viene nada mal), me oxigene, me limpie, me desintoxique, porque por muy sano que se coma siempre hay cosas que eliminar. Después, pasados quince minutos, más o menos,  me preparo el café, hoy, con leche de arroz. La leche de arroz está muy bien para empezar a adentrarse en las leches vegetales porque tiene un sabor muy suave y no cambia mucho la textura del café ( la de  avena o lade  soja, por ejemplo, lo hacen más “denso”).

Mientras se hacía el café, me he preparado unos huevos revueltos: 1 yema con dos claras. Algunas veces pongo más claras, sobre todo cuando el día anterior he hecho mucho deporte (porque me levanto con una hambre que me comería una vaca!!! ). Hoy los acompañé con aguacate y semillas de lino.

IMG_9058

Las semillas de lino son buenísimas para todo, pero sobre todo porque tienen Omega 3, que para los que, como yo, no comen mucho pescado, les viene mejor que bien.

El Omega 3 es un ácido graso esencial, tanto, que lo tenemos que comer sí o sí, porque el cuerpo no sabe fabricarlo y para nosotros es imprescindible. Las semillas de lino ayudan a eliminar radicales libres, tienen fibra soluble que regulan nuestra flora intestinal (tan fundamental para nosotros) . Si las comemos enteras, hay que masticarlas mucho, mucho, mucho; si no, siempre las podemos moler en el molinillo. Hay que guardarlas en la nevera para que no se enrancien.

Los huevos siempre me los compro ecológicos y de animales que viven tranquilos, no hacinados y maltratados. Es un alimento estupendísimo. La clara tiene todas las proteínas que os podáis imaginar (entre otras cosas) y la yema (también entre otras cosas) tiene grasas buenas, lecitina y fosfolípidos que nos ayudan a que las paredes de nuestras células están “fuertes” y también colesterol. Aunque mucha gente no se lo pueda creer, el colesterol también es muy bueno porque de él depende la formación de hormonas, algunas tan importantes como las sexuales. El problema del colesterol es que no sólo está en el huevo, está en un montón de alimentos que comemos prácticamente a diario, en definitiva, el problema está en el abuso. El huevo también tiene vitamina A, D , E y B12 (nos ayuda a formar glóbulos rojos) y minerales como el fóforo, zinc, selenio, éste último, uno de los oligoelementos más antioxidantes que hay. Los huevos se digieren muy bien si no están fritos. Pienso que el problema de los huevos es que normalmente se hacen como acompañamiento a patatas fritas o carnes, pero sobre todo porque se les pone sal y el huevo ya tiene mucha, así que ojo!!!!!

El aguacate tiene proteínas y vitamina B6, que además de mejorar el ánimo nos ayuda a tener un corazón saludable, vitamina E (súper antioxidante), hierro y grasas, pero grasas que nos ayudan a reducir el colesterol.

Desayunar huevos pasados por agua o revueltos sin aceite nos ayuda a sentirnos bien porque ayudan a formar serotonina, un “mensajero” del sistema nervioso que disminuye la sensación de ansiedad y aumenta el estado de ánimo.

Y vosotros, que habéis desayunado????

Que comáis mucho y bien!