Un buen sustituto del chocolate

Hola! cómo va todo??

Estos días con la bajada de las temperaturas apetecen cositas calientes. Hoy os voy a recomendar algo que a mí me está dando muy buen resultado, me lo tomo a media tarde y me sienta de maravilla. Es el polvo de algarroba.

La primera vez que lo compré fue hace bastante tiempo porque a Luis, mi marido, le encanta tomar algo dulce por la tarde. Siempre se compraba productos que sí, están muy buenos, pero son azúcar. Y el azúcar, lo que se dice bueno, bueno no es, además es adictivo…

Por eso le compré la algarroba.  Al principio decía que no estaba bueno ( pobre!!! ) pero luego se fue acostumbrando y ahora le pasa lo contrario, que lo que compraba antes le empalaga. A mí el chocolate no me gusta mucho  y como la algarroba  siempre se ha dicho que es un buen sustituto  nunca me ha llamado la atención, pero el otro día me dio por probarlo y la verdad es que está muy bueno. No es tan dulce como el chocolate, claro está, pero tiene muy buenas propiedades. Además, engorda mucho menos porque no tiene tantas grasas. Y eso, nunca viene mal… :-))

IMG_1385
Polvo de algarroba. 4€

La algarroba es una vaina. Puede ser negra o blanca. La negra es la que se suele usar como sustituto del chocolate. Tiene azúcares, pero también proteínas, además contiene mucha fibra, que nos ayuda a prevenir el estreñimiento, cosa muy importante para mantener la higiene interna del cuerpo. No tiene gluten, cosa que también me gusta bastante, porque a día de hoy muchos de los alimentos que compramos a diario lo tienen y el gluten funciona como un «pegamento» y si se abusa irrita la mucosa intestinal. También es muy buen antioxidante ( gracias a los taninos ) .

También tiene  vitaminas del grupo B ( B1, B2, B3) Betacarotenos y Pro-vitamina A, muchos minerales como el potasio, el fósforo, calcio, hierro,  y mucílagos que ayudan a rebajar las inflamaciones de las vías respiratorias y digestivas. Otra de las cosas interesantes de este alimento es que es alcalino.

IMG_1384
Polvo de algarroba con leche de avena.

Como véis, de aspecto es muy parecido al chocolate no??!!  Yo me lo he puesto con leche de avena porque me ayuda a relajarme después del día de locos que he tenido. A mis sobrinos pequeños les encanta, bueno, Laurita dice que le tiene que poner azúcar (integral de caña, eso sí) porque le gusta más dulzón. Además de echarlo a la leche podemos usarlo para hacer pasteles; de hecho ya hay marcas que lo incluyen en magdalenas, bollos o cremas porque no sube tan rápido el azúcar en sangre como el chocolate y azúcar refinado. Animaos a probarlo porque seguro que al final os pasa como a Luis y vuestro organismo os lo agradecerá.

Que comáis mucho y bien!!!!