Ay madre… que los kilos se me han ido de las manos!!!

Hola!!!! Feliz Año a todo el mundo!!!!!!!!

Ay qué ganas tenía de que se acabara el año! Y eso que el 2015 se he portado muy muy bien conmigo. Gracias!!!

Bueno, vamos a lo que vamos… Esos kilillos de más que hemos cogido en estos días.

Vamos a suponer que hemos empezado a comer «de más» el 22 de diciembre hasta hoy. Son 16 días …!!!!  Aunque seguro que más de un@ lo prologará hasta el domingo que viene día 1o, que serían 19 días…. ay, señor……..

Si lo pensamos bien 16 días son muchos pero el problema de estos días en concreto no es que comamos mucha cantidad, sino que comemos a todas horas  alimentos que no comemos en otras épocas del año. En Navidades abusamos de los churros y bollería (por poner un ejemplo) desde primera hora, luego el picoteo con los amigos, luego con la familia, las comidas son muy copiosas y las cenas ni te cuento. Mezclamos de todo, carnes, pescados, mariscos, dulces, bebidas de distintos tipos en cada comida… En fin! Un desparrame!!

Y claro, ahora tenemos tal reconcome, que nos queremos poner a plan ya!!! Y hacer dietas ya!!! Y depurarnos pero ya!!!!

A cualquier sitios que vayas o cualquier artículo que leas  se habla de los mismo: qué hacer ahora para bajar esos 3 ó 4 kilos de más que tenemos alrededor de la tripa o en las caderas…!!!

Pues bien!!! Que no cunda el pánico!!!

Si eres de l@s que se cuidan durante todo el año, no tienes de qué preocuparte. El cuerpo es mucho más inteligente de lo que te crees  y a él esos excesos le molestan,  y seguro que más que a ti, así que con que hagas tres o cuatro cosas  para eliminarlos y vuelvas a tu hábitos de siempre, en nada estarás en tu peso.

Si eres de los que se cuidan, » si… bueno… La verdad es que no, quiero decir  sí,  pero no…». Pues ya lo tienes más complicado porque en nada está Carnaval y volvemos a empezar….

*Qué puedo hacer???

Pues más que dejar de comer o hacer  depuraciones extremas  tenemos que ayudar al organismo a eliminar todo lo que hemos comido de más. Si después de haber comido tan copiosamente hacemos una dieta totalmente radical las toxinas empezarán a salir del cuerpo «a lo bestia» y eso nos hará tener dolor de cabeza, mal humor, granos en la cara, sensación de pesadez y mucha hambre!!! Por no hablar de los tirones musculares, dolor articular y sueño entre otras cosas. Así que lo mejor es hacer las cosas bien. Y sobre todo no amargarnos. Todo lo contrario!! Que nos quiten lo «bailao» y ahora a cuidarse.

*Cómo lo hago??

Pues ya que el organismo tienes varios órganos de limpieza y eliminación , vamos a ayudarles. El organismo elimina toxinas:

Por la piel: Hay una expresión que dice que la piel es el «tercer riñón» porque tiene mucho que ver con la eliminación de toxinas (ácidos grasos, amoniaco, y demás detritus que se acumulan). Pues bien, le podemos ayudar a realizar ese proceso dándonos baños de sal  una vez cada quince días pues con el baño de sal aceleramos el proceso, dándole así un descanso tanto a la misma piel, como a los pulmones y a los riñones e hígado, un descanso digno de balneario. Pondremos unos dos kilos por bañera y no utilizaremos jabón.

Por los pulmones: Saliendo a andar a un ritmo rápido y si es con pendiente mejor, sin olvidar nuestra botellín de agua a temperatura ambiente y bebiendo a sorbitos de vez en cuando.

infusion

Por los riñones (e hígado): Comiendo poca carne, pocos quesos grasos o cremosos, poca sal, poco azúcar o harinas refinadas y pocas salsas, pero sobre todo bebiendo líquidos: agua, infusiones, caldos depurativos, consomé, para que nuestra sangre se empieze a limpiar.

Podemos utilizar, sin abusar, extractos de plantas como el desmodio, cardo mariano, lapacho, diente de león, achicoria. Y alimentos como las endivias, berros, rúcola, escarola, col , repollo, espárragos, alcachofas, apio, zanahoria. O nueces , espinacas, trigo sarraceno o avena.

Por los intestinos: Tomando fibra soluble y haciendo las digestiones lo más «limpias posibles» para evitar fermentaciones. También nos podemos ayudar de plantas que de una manera suave y no irritativa  que ayuden a su evacuación. Por ejemplo Triphala (yo lo uso de la marca Himalaya). Es un preparado que ayuda a limpiar el organismo. Es un preparado purificador. Si lo tomáis, las cápsulas o comprimidos se toman en ayunas o por la noche. No crea dependencia  ni debilita el intestino.

También podemos tomar glucomanano. Es un tipo de fibra soluble que tomaremos antes de las comidas con una gran vaso de agua para que se hinche en el estómago, esa especie de gel que forma hará que comamos menos  y los deshechos salgan antes.

Sólo el hecho de tener el intestino limpio hace que nuestro higado funcione mejor.

Entre horas: Tomar un complejo de enzimas digestivas como Envozym, Digestive Aid Active de Esi, Enzymes de Solgas o Solaray. Ellas se encargarán de «triturar» todo lo que no hemos podido digerir, por tanto ayudan a tener menos toxinas en el organismo.

Con estas pequeñas pinceladas te sentirás más liviano y mejor. Esto lo digo porque no es el mejor momento de hacer grandes depuraciones porque aún estamos en invierno. Ahora hay que comer ligero y luego, más adelante, nos depuramos.

Tenemos que comer limpio, es decir, con pocas salsas y alimentos por comida, eso sí  mucha verdura, un poco de ella cruda y el resto al vapor o estofada.

Con que eliminemos el café, el alcohol, el azúcar, los lácteos (si no son grasos podremos a tomarlos una o dos veces a la semana) las harinas blancas o refinadas, la carne roja (sobre todo por la noche) ya estaremos haciendo mucho.

Si queréis menús los podéis encontar en mi libro YO SÍ QUE COCINO.

Que comáis mucho y bien!!!

PD Prometo estar aquí de nuevo antes de una semana! Muchísimas gracias a todos por la paciencia. Os quiero.

18.174 comentarios en “Ay madre… que los kilos se me han ido de las manos!!!”