EL OTOÑO YA ESTÁ QUIIIII

Ay el otoño… Personalmente es una estación que me encanta.

Para mi el año empieza en Septiembre, no el 31 de Diciembre. Bueno, y no sólo para mi, sino también para mucha gente. Quizás sea porque el cuerpo entero se “rehace”, aunque si lo piensas bien, también pasa en la Naturaleza, muchos  árboles, por ejemplo,  pierden las hojas, las flores;  los animales están más tiempo en sus madrigueras, incluso algunos tan grandes como los osos hibernan meses. Es por eso que, desde mi punto de vista, en esta época del año hay que cuidarse mucho, pero no precisamente de una manera detox. Si no todo lo contrario.

Es decir, hay que limpiar pero limpiar no manchando. Con esto que quiero decir?

Pues que hay que comer, pero bien, para que nuestras “hojas y flores” cuando salgan de nuevo estén llenas de vida y color. Si nosotros ahora comemos a base de ensaladas, platos fríos, especialmente por la noche, helados, refrescos, etc, perdemos el calor interno que el cuerpo necesita para nutrirse y rehacerse. Por otro lado,  así como en primavera hay que hacer mucho deporte, tomar mucho batido verde, comer menos calorías de las que ingerimos  en el invierno y “abusar” de las ensaladas por ejemplo, en otoño es mejor seguir otro tipo de pautas totalmente distintas.

En primavera ese tipo de dieta nos viene muy bien para que el hígado se depure mejor de todo lo que ha comido en invierno, especialmente en  las Navidades o en Semana Santa, pero el otoño quiere platos un poco más consistentes y calientes. Es verdad que que con el tiempo que está haciendo en Madrid, dónde vivo, tampoco apetecen demasiado porque sigue haciendo mucho calor, pero yo ya he empezado a cenar platos templados, por ejemplo una ensalada pero con verduras al wok o al vapor en lugar de crudas, la fruta la dejo para la mañana y no tomo tantos yogures y menos por la noche. Prefiero terminar mis cenas con una infusión o sopa miso.

Si hablamos del deporte lo mismo, es mejor hacer menos ejercicio o ejercicio de menor intensidad, y hacer también más ejercicios ejercicios de respiración. Sudar es igual de importante por eso las saunas, el baño turco etc , es muy bueno. Si no puedes ir, también puedes hacerte el spa en casa metiéndote en la bañera calentita con 2 kilos de sal, esto ayudará a que elimines toxinas por la piel, quitándole trabajo al hígado o al riñón. Otra cosa que puedes hacer es pasarte un guante de crin a diario, en ayunas y en seco. Esto retira tus células muertas y tonifica y despierta tanto tu sistema linfático como sanguíneo.

Así como en primavera todo el mundo habla del hígado, el otoño es la estación  del pulmón.  Asociados al pulmón están el intestino grueso o la piel. Según la Medicina China los tres órganos están asociados al elemento Metal.  El elemento metal está relacionado con la respiración, pero no solo la de los pulmones, si no de todas las células del organismo por eso es tan importante la respiración “consciente”, es también una manera de tonificarnos porque el otoño es “introspección” o atención interior.

Es normal sentir cansancio, o apatía en esta transición,… es  lo que tiene pasar del sol y calor a  la luz un poco más tenue. El cuerpo necesita adaptarse.

Por eso , si no queremos retener líquidos y que esos kilos del verano se queden hasta el año que viene tenemos que hacer una buena transición.

Los problemas pulmonares y cutáneos suelen estar muy relacionados, de hecho a la piel se le conoce como el 3er  pulmón y, al igual que el intestino grueso es un órgano importante de eliminación.

Podemos tonificar el pulmón con:

  • El sabor PICANTE es el que lo tonifica. Pero siempre, en cantidades moderadas. Ya que un exceso los debilita, porque los sobreestimula.  Tiene sabor picante el clavo, la menta, la mejorana, el jengibre, la canela o el curry.

 

  • Los alimentos  de color BLANCO como el puerro, el ajo, la cebolla, la escalonia,  la pera, la patata pequeña, el arroz, los huevos a ser posible ecológicos, el nabo, la coliflor, el hinojo, los espárragos las almendras, el pescado blanco, la sepia, el calamar o la manzana.

Pero también las crucíferas en general como el brocoli, las coles de bruselas. También las castañas, las lentejas, la ternera o el pavo.

También favorecen al pulmón las alcaparras ( no en exceso ), el comino, el anís, el pepino, el rábano o el berro, el mijo, la zanahoria o la miel.

  • Respecto a las cocciones es mejor ir alejándonos de las ensaladas y optar por cocciones un poco más largas en cazuela “de toda la vida”.

 

  • Es mejor evitar los fríos como los helados,

Que comáis mucho y bien!!

Os quiero.

EL ACEITE DE PALMA NO SERÁ TAN MALO COMO LO PINTAN…..O SI???

Mi respuesta es SI.

Un si rotundo, un megasi. Pero con matices… Me explico.

Para los que no lo sepáis, el aceite de palma se obtiene a partir del fruto  de una planta que se llama Elaeis guineensis. Se ha convertido en el aceite más usado de todo el mundo porque aparece en todo, todo y todo. Desde productos infantiles, pasando por bollería industrial, snacks, comida preparada, salsas, cremas y hasta en cosméticos, maquillajes, productos de limpieza, biodiesel  y mil cosas más. 

Por qué ?? Pues por lo de siempre, porque es barato y da cremosidad y untuosidad allá por donde pasa, además se puede hacer de todo con él.

Pero como decía mi abuela, “Lo barato sale caro”.

El motivo de este post es porque me llevé un disgusto muy grande el otro día. Si os soy sincera no tenía pensado escribir nada sobre este aceite porque he dicho hasta la saciedad lo malo que es y no ahora, desde hace mucho tiempo.

Malo, y aquí va el matiz, porque la mayoría del que nos llega a la despensa es malo, malísimo. Pero porque es el que ha sido sometido a procesos industriales. Si no fuera así, y lo consumiésemos sin refinar ,  lo que se llama aceite de palma rojo ,tendría propiedades muy interesantes. Por ejemplo, es muy rico en Coenzima Q1o, carotenoides que nos protegen la vista, la inmunidad, o la salud de nuestra piel , o la prostata de los señores porque tiene mucho licopeno  ( que es precisamente el que le da el color rojo )  .

Peeero solemos comernos el  aceite  blanco de palma, que es el aceite de palma refinado o hidrogenado.  Al estar refinado sus grasas las han transformado en grasas trans y esas son las peores que nos podemos llevar a la boca.

A saber, entre otras cosas:

  • Aumentan la inflamación, y la proliferación de radicales libres.
  • Dañan nuestro sistema cardiovascular.
  • El ácido palmítico que contiene, al estar tratado, está asociado a un montón de enfermedades cardiovasculares, así como a la resistencia a la insulina, la Diabetes Tipo II , obesidad…
  •   Y por si esto fuera poco, como nos inhiben los síntomas de la saciedad, hace que tengamos adicción a la comida!!!!!

Yo hace años que descubrí sus efectos y fue uno de los motivos por los que me aficioné  a leer etiquetas, para evitar cualquier producto que llevase este tipo de aceites.

Si os soy sincera, las grasas trans  de este  del aceite de palma , para mi son lo de menos, teniendo en cuenta que yo no compro la mayoría de productos que lo contiene, y tampoco tendría que ser para ti si solo te tomaras un bollo de vez en cuando o una bolsa de patatas fritas al mes, por poner un ejemplo,  pues no pasaría nada. El problema, como siempre, es la cantidad , se consume a diario y a todas las edades..Seguro que consumes más aceite de palma refinado del que te puedas llegar a imaginar…

El gran  problema del consumo de este aceite refinado, desde mi punto de vista,  es que no sólo nos hace vulnerables a un montón de enfermedades sino que,  además , está deteriorando a gran velocidad el medio ambiente. Si solo se comercializara su uso para la comida quizás no sería tan desastroso, pero daos cuanta que lo lleva “todo” :

tu barra de labios

-el maquillaje

-el gel de ducha

– el jabones 

– la margarina que te tomas por la mañana

– los bombones del fin de semana

– tus cereales ligth

– el dentífrico

-las gominolas

-las empanadillas o la lasaña …

– hasta biocarburantes

los productos de limpieza

y podría seguir con una lista interminable…

Detectarlo tampoco es tarea fácil, por ejemplo lo podemos encontrar con el nombre:

  • Vegetale Fat o Grasa o grasas vegetales
  • Sodium Lauretht Sulfate ( presente en casi todos los grupos espumosos)
  • Sodium Lauryl Sulfate
  • Palm Kernel
  • Palm Fruit Oil
  • Palmate
  • Palmitate
  • Palm Olein
  • Glyceryl Stearate
  • Palmitic Acid
  • Sodium Palm Karnelate
  • Cetyl Palmitate
  • Octyl Palmitate
  • Palmityl Alcohol
  • Cocoa Butter equivalent ( CBE )

Y la lista podría seguir…..

Realmente su explotación es de las cosas que más daño esta haciendo al Sur de nuestro planeta porque está deforestando el PULMÓN PLANETARIO. Porque además de quemar los árboles , ya han muerto más de 50.000 orangutanes porque el humo es tóxico,  el mal uso de pesticidas y fertilizantes está arrasando con los bosques y selvas tropicales, con poblaciones  indígenas… En definitiva, con nosotros mismos.

Os parecerá una tontería pero yo compro de vez en cuando una marca de cosmética que se supone que no testa con animales, pues lo lleva….!!!! Y sinceramente , me ha parecido fatal. Me parece que desterrar a conciencia a los orangutanes de su selva sí es tratar con animales. Su hogar ahora se llama plantación. Las organizaciones ambientalistas dicen que si esto no se para las consecuencias serán trágicas si no se hace nada por detener la matanza de los orangutanes, ya que son considerados como plagas porque se alimentan de plantas jóvenes. ” Se extinguirán en su medio silvestre en tal vez cinco años” según El Centro de Protección de Orangutanes de Kalimantan.

 

Yo os aconsejo decir “no” al aceite de palma, que te aseguro no es tan difícil como nos quieren hacer creer. Leed las etiquetas de las cosas que compréis, es un minuto y es por vuestro bien, os lo aseguro. Además ahora hay muchos productos que lo lo contienen, por ejemplo, esta crema de chocolate y avellanas que me llevo ya mismo para mi casa.

Crema de chocolate y avellanas.

Os quiero.

Que comáis mucho y bien!