HAY QUE RECLAMAR

Hola!!! Qué tal estáis??

Yo muy contenta gracias a vosotros…. Muchísimas gracias por estar ahí!!! Cada día somos más!!!!!!  Nunca me lo hubiera imaginado. Empecé con el blog,  tengo que decir que  por presión familiar y sin ninguna pretensión , y ahora ya no podría vivir sin vosotr@s. GRACIAS.

Ayer, como todos los viernes, procuramos quedar con nuestros amigos. No hay nada mejor. El restaurante elegido tenía muy buena pinta. La decoración era muy bonita, muchos camareros y todos muy guapos y bien vestidos.  A la hora de pedir hemos hecho lo que se suele hacer cuando se va a cenar en grupo, pedimos algo para picar y luego los segundos, independientes. Yo como la carta era muy de quesadillas, croquetas, huevos rotos… pedí una ensalada de primero. Ah!!! y rollitos de verduras (me rechiflan!!!!). De segundo pedí bacalao al horno con verduras.

No suelo comer pescado casi nunca porque no me gusta cómo se trata el mar (cosas de gallega), pero cuando lo hago siempre tiro al bacalao. Está entre mis «más favoritos». Es un pescado muy fácil de digerir, sin nada de grasa y para cenar es ideal porque tiene un aminoácido, que se llama triptófano y que una vez metabolizado  ayuda al cuerpo  a generar melatonina (la que nos ayuda a dormir como angelitos).

Justo antes de que pusieran las croquetas en la mesa ya me di cuenta de que ese restaurante era todo fachada… Detecto por el olor de los platos si están fritos con un buen aceite o no. Total, que como no quería dar la nota… comí un poco de todo ( dentro de mis márgenes ) Y claro, así me levanté hoy: ojos más secos de lo normal y cara hinchada, lo que yo llamo ¡cara de … SAPO!

Qué rabia me da….Hay restaurantes que son un lujo pero otros son un timo. Y eso no depende ni del precio, ni del servicio… depende muchas veces de lo honrado que sea el dueño y la materia prima que utilice.  Muchos abusan de que la gente no reclama. Pues HAY QUE RECLAMAR porque se juega con nuestra salud. Es verdad que no todo el mundo es alérgico o intolerante y lo notamos de una forma más severa como yo, pero de verdad… muchos nos timan. Perdonadme, pero si no lo digo reviento!!!!

El caso es que yo en este post iba a hablar del helicobacter pylori porque uno de mis amigos me comentó que se la habían detectado. En fin (ya se me está pasando el mosqueo)… Vamos con esa bacteria «gram-negativa de crecimiento lento y forma helicoidal» que se llama helicobacter pylori.

Es un patógeno que muchas veces se coge en el colegio. Es asintomático la mayoría de las veces, aunque otras muchas se nota pero bien. Puede producir gastritis crónica, gastritis no atrófica, úlceras  y si no se controla cosas peores, aunque menos mal que la mayoría de las personas no desarrollan una enfermedad clínica en relación a la infección.  Produce síntomas inespecíficos como molestia gástrica, náuseas, gases, sensación de plenitud, dolor de estómago que suele aparecer dos o tres horas después de haber comido, etc… porque vive en la pared del estómago y del intestino.

Para controlarla, además de la medicación, es muy importante llevar a cabo ciertas pautas como lavarse muy bien las manos antes de comer y después de ir al baño, no beber agua ni tomar alimentos que no hayan sido bien conservados. No abusar del tabaco, el café, alcohol o de alimentos picantes ya que irritan la pared del estómago. Tampoco consumir en exceso alimentos demasiado grasos (quesos, mantequillas, natas…). Los productos ahumados o conservados con sal tampoco. Evitar los alimentos procesados y refinados y la sal. Los fritos y rebozados, las bebidas con gas.

Sí hay que comer muchas frutas y verduras frescas: zanahorias, apio, cebolla, espinacas, manzanas, limón, plátano, papaya… ya que tienen muchas vitaminas y antioxidantes que nos protegen. El brócoli es uno de los alimentos más potentes que hay para todo. Es uno de los mayores «antitodolomalo» que os podáis imaginar gracias al sulforafano, una sustancia que destruye células malas y nos protege contra los radicales libres. Muchos estudios confirman su eficacia para luchar contra esta bacteria. Si no nos gusta podemos comprarlo en forma de germinado (lo encontramos en las neveras de la zona de frutería de muchos supermercados) y con dos tenedores al día es suficiente. También el zumo de patata, col y zanahoria (de acuerdo, muy bueno no está) son muy muy recomendables para controlar las úlceras o gastritis gracias a la vitamina U, considerada como antiulcerosa.

También podemos tomar estracto de propóleo o de equinácea porque nos ayudan a estimular las defensas.

El aceite esencial de orégano (evitar durante el embarazo) por su poder antiséptico ataca a virus, bacterias y hongos.

El lacticol . Es un preparado de Soria Natural que ayuda a regenerar la flora intestinal. Es un jugo de chucrut, remolacha y col con lactobacilus, enzimas y vitaminas que también ayudan a la absorción de nutrientes (algo que tiene que tener muy en cuenta quienes lo padecen) . El lacticol ayuda a hacer bien la digestión demás evita las putrefacciones intestinales y las flatulencias. Es como un vinagre. Lo podemos utilizar en las ensaladas o directamente diluido en agua antes de las comidas.

Los oligoelementos como el manganeso-cobre. Se compra el vial y se pone debajo de la lengua. Los tratamientos con oligoterapia duran dos meses más o menos porque las concentraciones son muy pequeñitas. Los oligoelemetos nos ayudan a «reactivar» nuestro sistema inmunológico.

Las infusiones de plantas antiinflamatorias como la manzanilla, milenaria, tila, malva. También las cicatrizantes como la consuela.

El jugo de aloe vera ayuda a aliviar el dolor y la inflamación. 

Y si hay que tomar antiácidos mejor los naturales como el Umebol de la marca Mimasa.

Es mejor hacer comidas pequeñas y más frecuentes.

Y controlar los nervios!!! Esto es muy importante. Está demostrado que la gente muy nerviosa o con mucho estrés es más propensa a padecerla.

Muchos besos!!

Que comáis mucho y bien!!!!

17.790 comentarios en “HAY QUE RECLAMAR”